ENTREVISTA AL MAESTRO DR. RAMON MENDES, AUTOR DEL LIBRO «UN LARGO RESPIRO: VIDA Y OBRA DE ALEX KLEIN»

“Alex Klein es un músico estelar y, como tal, rompe constantemente los límites conocidos del instrumento y de su técnica”.

El Dr. Ramon Mendes de Oliveira (Brasil, 1984), es oboísta y docente del curso de Música de cámara de nuestra casa de estudios. Es autor del libro “Un largo respiro: Vida y obra de Alex Klein”, una interesante biografía sobre uno de los músicos más importantes del continente. La publicación se presentó en enero como resultado de la Convocatoria iniciativas de publicación – 2019, en la modalidad de publicación bibliográfica, del Fondo Editorial o el Instituto de Investigación de la Universidad Nacional de Música y puede ser descargada desde nuestra web: https://cutt.ly/Gzjdvfi

A continuación, compartimos una entrevista realizada a él, donde nos da cuenta de este libro y aborda aspectos como la realidad de la música y la enseñanza en el contexto actual.

¿Qué lo motivó a escribir este libro y cuánto tiempo le tomó este trabajo? 

El libro Un largo respiro es una adaptación traducida al español de mi disertación doctoral, originalmente escrita en inglés. En el mundo orquestal, Alex Klein es conocido como uno de los mayores oboístas de todos los tiempos. Como yo tuve la suerte de estudiar con él en Brasil, y presencié parte de su lucha contra la distonía focal, siempre tuve la esperanza de retornarle, de alguna forma, el favor por toda la inversión de tiempo y energía que él sostiene a sus estudiantes.

Alex jamás me cobró un céntimo por sus clases y la única condición que impuso para estudiar con él fue que yo me comprometiera a practicar mucho. Además, fue a través de su recomendación que recibí becas para los estudios de posgrado en el extranjero. La maestría estudié con Marion Kuszyk, principal oboísta de la Orquesta Filarmónica de Los Angeles, y a partir de ahí, muchas oportunidades aparecieron en mi vida. Gané la audición de la Orquesta de las Américas, viajé a varios países en giras y tocando recitales solo, participé de audiciones para puestos orquestales en algunas de las principales orquestas de California, grabé temas para series televisivas en Hollywood, trabajé en el Global Leaders Program y conocí mucha gente interesante como Gustavo Dudamel, Arturo Márquez y Menahem Pressler. Y, el más importante, pasé en el primer puesto para la posición de profesor asistente con beca completa para estudiar el doctorado en la West Virginia University bajo la mentoría de Cynthia Anderson, corno inglés principal de la Orquesta de Ópera y Ballet de Pittsburgh.

Alex Klein dirigiendo la orquesta en la primera edición del FEMUSC (2006).

Conocer a Alex Klein le abrió muchas puertas…

Me considero con mucha suerte por haber recibido tantas oportunidades y siento mucha gratitud hacia él, pues sé que sin sus enseñanzas yo probablemente no habría vivido todas estas experiencias. En el caso del doctorado en interpretación musical, existen muchos requisitos para graduarse. Entre estos, tres recitales como solista y una serie de exámenes que pueden abarcar cualquier tema relacionado a la música. Una vez que se completan estos requisitos, el estudiante pasa al estatus “doctorando” y recibe la autorización para trabajar en su disertación y tocar su recital final.

La idea de organizar y registrar académicamente la historia de vida de Alex Klein me vino en el último año del doctorado. Sin embargo, como Alex es un oboísta muy conocido, yo ya tenía compilado mucha información, escuchado sus CDs, leído los folletos, entrevistas, etc. En total, como oboísta fanático, estimo que fueron más de 10 años acompañando su historia y un año más recolectando toda la información que pude encontrar. Una vez compiladas las fuentes, las organicé y planteé un borrador. En este caso, había muchas fuentes en inglés y portugués, así que, como brasilero, no fue un problema trabajar con toda esta información.

Es importante resaltar que en West Virginia University existe un fuerte departamento de investigación musical y que, durante los 3 primeros años del doctorado, yo escribía un promedio de 10 a 15 páginas por semana para los cursos de teoría musical e historia. Al fin, yo ya había desarrollado la habilidad de escribir textos académicos rápidamente, de lo contrario, no tendría tiempo para practicar el oboe. Así que, escribir la disertación no tomó mucho tiempo, entre 6 a 8 semanas de trabajo intenso.

En 2018, mi esposa y yo nos mudamos al Perú invitados por la maestra Carmen Escobedo para enseñar en la UNM y a ayudar en el proceso de licenciamiento universitario. En 2019, ya enseñando música de cámara, también fui contratado para desarrollar normativas de investigación para la Vicepresidencia de Investigación. Al mismo tiempo, hubo convocatorias de publicación bibliográfica y yo decidí inscribir una propuesta. Enseñando a tiempo completo y coordinando la Unidad de Proyectos de Investigación, la traducción y adaptación del texto al español me tomó casi un año.

¿Cuál es la importancia de Alex Klein como músico y cuál cree que es su aporte en el medio artístico? 

Alex me enseñó a tallar las cañas del oboe, a practicar efectivamente, a dirigir mis objetivos hacia las estrellas, y a jamás dejar que las excusas se interpongan en el camino del arte. Él es un músico estelar y, como tal, rompe constantemente los límites conocidos del instrumento y de su técnica.

Por su grabación del concierto para oboe y pequeña orquesta de Richard Strauss con la Orquesta Sinfónica de Chicago, él ganó un premio Grammy; siendo el único oboísta del mundo a recibir tal premio. Para grabar la sonata Arpeggione de Schubert en su escrita original, Alex instó al fabricante de oboes F. Loreé a desarrollar un modelo especial de oboe con un rango mayor que el convencional, tanto al grave como al agudo. Asimismo, existen varias composiciones y conciertos dedicados a Alex Klein que exploran muchas técnicas contemporáneas de composición, como es el caso de Oborama compuesto por David Stock, un concierto para los 5 instrumentos de la familia del oboe y orquesta; el concierto para oboe y orquesta de Marco Aurelio Yano; y el concierto Virtuti Militari de Pavel Sydor; para citar algunos.

Además, el trabajo de educación musical que él desarrolla en Sudamérica es algo impresionante. Por ejemplo, Alex fundó y hasta hoy dirige el FEMUSC; el festival de música de Santa Catarina, Brasil, que ocurre todos los años desde 2006. A través de este festival, miles de estudiantes de música ya accedieron a clases con profesores del más alto calibre, como León Spierer, concertino de la Orquesta Filarmónica de Berlín durante la era Karajan; Richard Young, violista del cuarteto Vermeer; y Catalin Rotaru, contrabajista virtuoso de fama internacional; para citar solo algunos.

El FEMUSC es un proyecto entre varios otros que fueron desarrollados por Alex Klein. Yo podría mencionar también el proyecto social PRIMA o el Proyecto Serioso, u otros proyectos que Alex mantiene una participación activa. Así que, su aporte al medio artístico es bastante amplio.

¿Para usted, qué rol cumple la música como profesión en el mundo contemporáneo? 

Hoy, en la era de la tecnología y de la información, existe mucha distracción, muchos artefactos programados para llamar la atención y mucha polución sonora y digital. Estos factores generan un impacto directo en el público, disminuyendo su sensibilidad y atención. Además, la competencia artística es directa e intensa a nivel mundial. Así que, en los pocos segundos que el oyente nos da antes de decidir si se queda o se va, ya partimos en desventaja.

Dr. Ramon Mendes (al centro) en el Quinteto de vientos de la West Virginia University (EE.UU., 2016).

También hay que considerar que la mayoría de las obras del repertorio tradicional normalmente ejecutado fue compuesta en un mundo donde no había electricidad y por supuesto ningún aparato de reproducción musical. En el pasado, el público estaba más atento y el hecho de escuchar la música era una ocasión especial donde el oyente no tenía control del local o del tiempo.

Hoy, el escuchar sigue siendo algo valorizado y mueve una industria gigante, sin embargo, creo que el fácil acceso a las grabaciones y a los aparatos sonoros de alta calidad sacan una gran parte del público de las salas de concierto. Al fin, ¿Por qué arreglarse y salir de casa, enfrentar el tráfico urbano, sentarse en una silla de teatro rodeado por desconocidos y escuchar una orquesta local, si podemos escuchar el mismo repertorio tocado por las mejores orquestas del mundo en el confort de nuestras casas? Aunque suene absurdo, este es un argumento que escucho constantemente, inclusive de los propios músicos.

Y más en estos tiempos…

Por estos motivos, creo que tenemos que reinventarnos constantemente para llamar la atención del espectador y garantizar que la experiencia sea placentera, para que este tenga ganas de volver a los próximos conciertos. Una de las formas para hacerlo es utilizar esta facilidad de acceso a la información a nuestro favor, a través de la investigación, y familiarizar al público con el contexto de la obra; a través de textos en el programa impreso del concierto, charlas breves entre obras, o a través del uso de otros medios tecnológicos de comunicación. Además, como músicos investigadores, también debemos buscar temas a investigar que desvelen los múltiples beneficios de escuchar la música en vivo y generar más conocimiento destinado al público general.

¿Qué balance tiene sobre la realidad actual de las actividades musicales y pedagógicas en este contexto de pandemia? 

Yo creo que en la UNM nos adecuamos rápidamente al medio virtual y las actividades académicas no sufrieron un gran impacto. Obviamente, en música, grabar su parte individual y juntarla electrónicamente con las partes de nuestros colegas no es lo mismo que ensayar presencialmente. Es un trabajo bastante distinto, pero válido. Con esta adecuación, los estudiantes y docentes fueron forzados a desarrollar nuevas habilidades y competencias que normalmente no son desarrolladas en el modo presencial. Así que esta necesidad nos sacó a todos de nuestra zona de confort y nos hizo crecer.

¿Cómo espera que sea este año en el ámbito académico y musical dentro de la Universidad Nacional de Música? ¿Qué puede sugerir? 

El año pasado la pandemia agarró a todos de sorpresa y la adecuación forzada a las plataformas digitales, sin un planeamiento anticipado, nos hizo iniciar el año algo estresados. Este año, tenemos la ventaja de estar acostumbrados al medio virtual, a las plataformas institucionales, y tuvimos el intervalo de verano para reflexionar, adecuar y planear. Así, espero que sea más tranquilo que el año pasado.

Además, nuestros estudiantes son nativos digitales y muchas de las clases, especialmente las que hacen uso de los laboratorios de informática, como investigación, podrían seguir virtuales o semipresenciales una vez que la pandemia pase. Si hubiera algo que yo pudiera implementar, sería un plan de conciencia postural relacionado al uso de aparatos electrónicos, y talleres prácticos de ejercicios de estiramiento y relajación.

Usted forma parte de la Unidad de Proyectos de Investigación y Capacitación, ¿qué proyectos tiene para este año? 

El objetivo principal de la Unidad de Proyectos es coordinar la evaluación de los trabajos de investigación conducentes a grado y actualizar el Registro de Proyectos de Investigación en Ejecución de la UNM. Sin embargo, mi objetivo principal es apoyar como yo pueda el proceso de licenciamiento universitario. Como investigador tengo proyectos que trabajo continuamente, principalmente relacionados a interpretación musical, al emprendimiento social a través de la música, y la enseñanza de la investigación como una herramienta practica de aprendizaje autónoma a los estudiantes de interpretación. Además, por la pandemia, estamos postergando el proyecto de grabación de un álbum de repertorio latinoamericano para oboe y piano, pero lo retomaremos tan pronto sea posible.

Suscríbete a nuestro boletín

Compartir en:

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en twitter
Compartir en telegram
Compartir en email

Ciclo de conversaciones con personalidades de la música: «Trayectorias» este 26 de julio con Camilo Pajuelo

Convocatoria para publicar en el Volumen 8.2 de ANTEC, revista de investigación musical de la UNM

Orquesta Sinfónica de la UNM ofrecerá concierto en conmemoración del Bicentenario de las Batallas de Junín y Ayacucho

Orquesta Barroca de la UNM dará concierto «Si somos libres, todo nos sobra» en el Teatro NOS PUCP