CON GRAN ÉXITO SE REALIZÓ LA PUESTA EN ESCENA DE “LA FLAUTA MÁGICA” DE MOZART EN EL TEATRO MUNICIPAL

La Universidad Nacional de Música y la Municipalidad de Lima organizaron con gran suceso la puesta en escena de una de las óperas más significativas de todos los tiempos: “La flauta mágica” de Wolfgang Amadeus Mozart, la última de sus creaciones en este género, y que se presentó en el Teatro Municipal de Lima en dos funciones realizadas el jueves 12 y el sábado 14 de setiembre. Cumpliendo con uno de los principales objetivos de nuestra casa de estudios las funciones fueron con ingreso libre, se presentaron con el teatro lleno y alcanzaron un sobresaliente éxito.

La mayor responsabilidad artística fue asumida por los alumnos del Taller de Ópera de la UNM que dirige el maestro Wilson Hidalgo, con el acompañamiento de la Orquesta Sinfónica de la UNM dirigida por el maestro italiano invitado Matteo Pagliari y el Coro General de la UNM que dirige la maestra María Tuzlukova. La dirección escénica y la iluminación la asumió Jean Pierre Gamarra, con el apoyo de Lorenzo Albani como director de la escenografía y vestuario, y la importante participación del maestro Xabier Aizpurua quien fue el correpetidor musical. Tanto la total entrega y el entusiasta esfuerzo de los solistas, los integrantes de los elencos artísticos así como la eficaz guía de sus maestros permitieron alcanzar una brillante calidad digna de una obra tan señera.

Los roles principales fueron excelentemente asumidos por alumnos y exalumnos de canto de nuestra institución: Diego Supo fue el príncipe Tamino y Caroline Morales asumió el papel de la princesa Pamina, mientras que los exalumnos invitados Luis Asmat y Flora Cabrera encarnaron al sacerdote Sarastro y a la Reina de la Noche, respectivamente. El egresado Manuel Aldana fue un inigualable Papageno y Dianna Madueño cantó el rol de Papagena.

Las más destacadas alumnas de canto de nuestra universidad asumieron los importantes roles en las interpretaciones grupales: María Fernanda González (Primera dama), Sara Sedano (Segunda dama), Madeleine Gutiérrez (Tercera dama y también Tercer genio), Edilsa Samanez (Primer genio) y Josselin Yupanqui (Segundo genio). El alumno Edgard Arocena personificó a Monostatos y Carlos Ríos asumió el rol del sacerdote. Además de su importante labor como supervisor general de todos los aspectos vocales del espectáculo el maestro Wilson Hidalgo participó como Corifeo.

El genial músico austriaco Wolfgang Amadeus Mozart (1756 – 1791) compuso más de 600 obras en sus 35 años de vida, siendo “La flauta mágica” una de sus últimas composiciones. Era el año 1791 y Emanuel Schikaneder, empresario teatral, actor y amigo personal de Mozart le propuso escribir una obra para ganar algo de dinero y salir adelante con los serios apuros económicos que ambos enfrentaban. Bajo esta presión Mozart escribió la obra en pocos meses y fue estrenada el 30 de setiembre en el Theater auf der Wieden de Viena. Schikaneder fue el primer Papageno y dirigió la orquesta el mismo Mozart, apenas dos meses antes de su fallecimiento.

“Die Zauberflöte”, nombre en alemán de “La Flauta Mágica” es, de acuerdo a la terminología de la época, un Singspiel (una forma musical y teatral típicamente alemana, con arias que alternan con recitativos hablados), equivalente a la opéra-comique francesa y a la zarzuela española. En el montaje de la UNM las secciones cantadas fueron las originales en alemán y las secciones habladas fueron traducidas al español.

La obra está estructurada en dos grandes actos y cuenta la historia de Tamino, un joven príncipe que es usado por la malvada Reina de la Noche para que busque a su hija Pamina, con la ayuda del joven cazador de pájaros Papageno. Para sortear las dificultades en el viaje la Reina de la Noche entrega a Tamino una flauta mágica y a Papageno un carillón de campanillas. Todo el relato es un pasaje hacia la adultez y la sabiduría, y contiene tópicos como en un cuento de hadas, misterios del Antiguo Egipto, alusiones a ritos y símbolos masónicos, a las prácticas de la caballería medieval, y a la realización del amor, que en una versión contemporánea con pasajes de humor y contextualizado en un centro de enseñanza musical, logró encandilar al público.

Toda la puesta en escena, el vestuario y los múltiples detalles fueron contemporáneos, sin dejar por ello de ser fantasiosos y hasta sorpresivos, lo que permitió mantener al público, y en especial a los niños, en el borde de la fascinación. Las limitaciones presupuestales fueron muy creativa e inteligentemente superadas, mientras que la entrega de los cantantes participantes y su ágil actuación aportó a una puesta juvenil muy convincente y con mucho humor. El desempeño vocal e interpretativo de los artistas en los roles principales y en las participaciones secundarias fue muy destacado. Asimismo la participación del coro fue la justa y apropiada, a la vez que el marco instrumental de la orquesta estuvo dentro de los límites de estilo y proporción para una ópera del periodo clásico.

Nuestras congratulaciones a los artistas en sus respectivas actividades: canto solístico, canto grupal, actuación, detalles visuales, acompañamiento instrumental, creatividad en la puesta en escena, realización de los planteamientos y dirección. Asimismo el invalorable apoyo logístico brindado por las oficinas de Promoción de Actividades Musicales, de Imagen y Comunicaciones, y de Abastecimientos, junto con el personal interno del teatro, contribuyeron a alcanzar los más altos resultados.

El asumir por cuarto año consecutivo el montaje completo de una ópera, con nuestros recursos y posibilidades (“El Barbero de Sevilla” de Rossini en 2016, “Orfeo en los infiernos” de Offenbach en 2017 y “Alcina” de Haendel en 2018) es un gran reto artístico que reafirma nuestra calidad como universidad de la música e institución líder en la formación de músicos en nuestro país, así como nuestro compromiso con la cultura de nuestra sociedad. (Por: Oswaldo Kuan)

Suscríbete a nuestro boletín

Compartir en:

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en twitter
Compartir en telegram
Compartir en email

Universidad Nacional de Música firmó convenio con la Universidad Nacional de San Agustín (UNSA)

Titulado Carlos Verano finalizó Maestría en Dirección de orquesta en la Universidad de Missouri (EE. UU.)

Este 30 de junio se iniciará el Festival de música contemporánea SINAPSIS VII

Se pone en funcionamiento el nuevo sistema de Mesa de Partes Virtual de la UNM